Los chakras a través del yoga y de la meditación

¿Sabemos realmente qué significa practicar yoga? La palabra sánscrita yug, "unión", se refiere a la conexión de cuerpo, mente y espíritu. Una unión no solo como unidad sino como conciencia de unx mismx.
 
La práctica física de Yoga (Hatha, Vinyasa, Flow, etc.) es el primer paso para esa toma de conciencia. En la práctica física se moviliza el cuerpo y más concretamente la energía, el präna, la energía vital, sutil. La movilización permite conectar cuerpo, mente y espíritu. Significa sentir emociones, pensar diferente, ser más flexible, conectar con el entorno, el universo.
 
La energía comienza a moverse y circula a través de los nadis -canales energéticos- para activar los chakras o ruedas energéticas. Cada uno de ellos está relacionado con una función específica, en diversos niveles y planos. El trabajo o práctica consciente con los chakras, nos permite hacer conciencia y conectar con aquellas propiedades y expandirlas, fomentarlas, incrementarlas. Estos centros energéticos se distribuyen por todo el cuerpo y solemos trabajar principalmente con siete situados a lo largo de la columna vertebral hasta la coronilla.  
 
Muladhara: situado en la base de la columna, es el arraigo, la tierra, las emociones más primarias, las necesidades más básicas del ser humano.
 
Svadisthana: a la altura del pubis y el sacro, representa la energía vital, el goce de la vida. La fuerza creativa, la sexualidad, el placer en todos los sentidos, el amor terrenal, el amor humano, el agua.
 
Manipura: en el abdomen, situado en el centro del cuerpo, es el espacio del "yo", la capacidad, el poder, la fuerza, el ego. Es el espacio de las emociones, el fuego.
 
Anahata: el corazón, el centro del amor profundo, amplio, universal. Es la aceptación, la transformación, la sanación, la empatía, la compasión, el aire.
 
Visshuda: en la garganta, es el chakra de la pureza, la expresión, la comunicación, el puente entre el pensamiento y el sentimiento. Expresa las percepciones del corazón, el éter.
 
Ajna: situado en el entrecejo, representa el misticismo, la intuición, la visualización y el mejor entendimiento, más allá de los sentidos. 
 
Sahasrara/Padma: es la comprensión completa, la conexión con el Ser Superior y con la energía universal.
 
Practicar yoga y meditación con la conciencia de los chakras permite avanzar en el desarrollo personal y espiritual. Para que puedas conocer más acerca de ellos, el próximo día 21 de junio, con la idea de recibir el verano en sintonía, tendremos un taller específico. Se trabajarán paso a paso cada uno de estos siete chakras, con asanas y meditaciones breves hasta elaborar una secuencia completa y una meditación. Podrás armonizar cuerpo, mente y espíritu para crear Yoga en ti.
 
Texto: Cristina de Azcárraga.
 
DÍA: viernes, 21 de junio, 19:00-21:00h.
PRECIO: 25€ (20€ para alumnxs de Hatha Yoga en Nubya).
LUGAR: Nubya.
PROFESORA: Cristina de Azcárraga